La conmemoración del 1° de mayo es el motivo justo y obligado para exponer los problemas que incumben a los intereses de la clase trabajadora. Tal oportunidad en este momento no puede ser otra que la de deshacernos de progresismos y democratismos que vienen a distraer lo que es esencial, aquello que une a la ...