¿Qué es Unidad Comunista?

Somos una organización marxista-leninista, que se inspira en las luchas históricas del pueblo chileno y del proletariado internacional. Reivindicamos las luchas revolucionarias que encaran al sistema capitalista y luchamos por la conquista del socialismo como solución a la dictadura de la injusticia que caracteriza al régimen imperante, entendiendo que el motor principal de cambio se encuentra en las y los trabajadores. Nos reconocemos como férreos anti-capitalistas y antiimperialistas, por lo cual nos definimos como oposición al Estado burgués y a sus gobiernos, que hasta el día de hoy siguen siendo títeres serviles a los intereses del imperialismo gringo.

 

¿Qué proponemos?

En tanto marxistas, entendemos que el estado actual del movimiento comunista chileno es de dispersión y de múltiples expresiones de agrupación. Además, nos alarma el que, en muchos casos, haya oportunistas y entreguistas que se visten con nuestros ropajes para confundir al pueblo, pero que sólo son parte de las marionetas que mantienen el actual orden de cosas.

Por todo esto, entendemos que es urgente la construcción del Partido de los Comunistas para desenmascarar a estos sectores y dotar a nuestro pueblo trabajador de una herramienta válida que esté a la altura de las necesidades que impondrán las luchas sociales venideras y que, en cuanto proyecto político, realmente se enfoque en la toma del poder para la construcción del socialismo en nuestra patria.

 

¿Qué líneas de acción planteamos?

Como revolucionarios marxistas-leninistas, comprendemos que nuestro accionar debe estar determinado por la realidad objetiva del periodo en el que nos desenvolvemos. El Chile actual es fruto de 40 años de sometimiento a la dictadura capitalista, sometidos primero por la fuerza, y luego por la propaganda y el marketing que realizan los grandes medios de comunicación controlados por un puñado de retrógrados empresarios. Esto, junto al planificado sistema de políticas estatales, ha llevado a un proceso continuo de desmantelación y neutralización de las organizaciones sociales y de masas, siendo uno de los sectores más afectados el de las y los trabajadores. Por ello, el índice de sindicalización es bajo y existe un predominio de los sindicatos amarillos.

En respuesta a esto es que nuestra principal línea de acción está enfocada en la REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA, la cual entendemos como la disputa de conciencias a las ideologías burguesas, tanto en el terreno práctico como en el teórico. Uno de los pilares de nuestra política consiste en la reconstrucción del tejido social y el impulso de la democratización y de la participación activa, construyendo organizaciones más sólidas y masivas, capaces de enfrentar colectivamente las luchas sociales y de ser éstas el suelo fértil para el cambio social tan necesario.

En este marco de acción, identificamos como primordial acompañar las tareas prácticas con un amplio despliegue de la batalla ideológica, en todas las esferas sociales, generando corrientes de opinión crítica a la ideología que impone el sistema por medio de los monopolizados medios de comunicación masiva. Para estos propósitos, la preparación teórica revolucionaria de nuestra militancia cumple un papel vital, de manera que ésta se encuentre a la altura de la conducción y toma de decisiones en las futuras luchas.

 

Compañeros, es hora de salir del letargo y reorganizarnos, es hora de que los comunistas empuñemos las banderas de Lenin y Recabarren, y de que construyamos juntos el Partido de los Comunistas, para marchar con nuestro pueblo por la senda emancipadora del socialismo.